Las técnicas de estudio, son unas pautas que sirven para ayudar al estudiante a conseguir un mayor rendimiento en sus estudios y alcanzar el éxito escolar.

Buscan la eficacia en el estudio, nos muestran los instrumentos y las actitudes a adoptar para conseguir la meta propuesta, ya no solo el aprobar si no en ver en el estudio el interés de buscar nuevos conocimientos y nuevas inquietudes por descubrir.

Ayudan a conseguir un método efectivo de aprendizaje mediante la lectura eficiente y la buena organización y toma de apuntes, aprovechando al máximo el tiempo dedicado al estudio.

Estas técnicas aportan unas estrategias que permiten mejorar la preparación y la actuación de aquellos que tienen que hacer frente a un proceso de evaluación como son:

Organizar el estudio y el repaso, planificar el tiempo mediante un horario, aprender a utilizar técnicas de relajación para dominar los nervios en situaciones que provocan ansiedad en el estudiante, potenciar las funciones básicas del aprendizaje y hacer frente a los diferentes tipos de exámenes: cuestionarios, tests, pruebas escritas y orales.

También son importantes unas buenas condiciones ambientales para conseguir un clima de estudio adecuado.

Es esencial desarrollar un método activo de estudio y realizar ejercicios de Atención, Concentración y Memoria, imprescindibles para tener una base sólida en el estudio.

Todo ello debe trabajarse teniendo en cuenta que la adquisición de unas técnicas de estudio adecuadas debe adaptarse a la edad y al tipo de estudios de cada estudiante.

Sin olvidar que se debe tener presente el aspecto emocional ya que en las edades en que se empiezan aplicar las técnicas de estudio son en la preadolescencia y adolescencia, por ello es fundamental trabajar la autoestima y reforzar con mensajes positivos.

Resumiendo, las técnicas de estudio

  1. Ahorran tiempo y esfuerzo en el estudio
  2. Facilitan la recuperación de lo estudiado
  3. Organizan la información, haciéndola más comprensible
  4. Eliminan la ansiedad durante el estudio
  5. Mejoran la sensación de control sobre lo estudiado
  6. Fijan el recuerdo a largo plazo
  7. Ayudan a mejorar nuestra capacidad mental en general y son aplicables a todos los campos de nuestra vida.
Compárteme donde quieras...