Es cierto que hoy en día nos planteamos la importancia de dominar un segundo idioma sobre todo en el mundo laboral o cuando queremos viajar a otros países.

¿Pero sabes qué otras ventajas tiene una personal bilingüe?

Son “más inteligentes”: Sí pero no.

Hay estudios realizados hasta el momento que demuestran que, si bien hablar dos lenguas no nos hace más inteligentes, sí obliga a nuestro cerebro a realizar determinados procesos que suponen un ejercicio extra y, por lo tanto, una ventaja ante cualquier ejercicio mental.

Potencia tus relaciones sociales ¿cómo? Hablar uno o varios idiomas no va a solucionar problemas de timidez pero si va a dar más seguridad y más confianza en uno mismo y quieras que no eso ayuda mucho a entablar nuevas conversaciones y relaciones sociales.

Además ser bilingüe potencia tu memoria: Entre esas ventajas de ser bilingüe antes mencionadas se encuentra la memoria, la atención y el aprendizaje.

Y es que hablar una segunda lengua obliga al cerebro a utilizar otras regiones cerebrales que no utilizan las personas que sólo hablan un idioma. Esto desemboca en un cerebro más flexible y eficiente.

Hablar dos lenguas favorece la creación de nuevas rutas de asociación de la información, lo que se traduce en nuevas rutas para llegar a un recuerdo.

Esto significa que las personas que hablan una segunda lengua tienen más capacidad, o más bien habilidad, para recordar y, por lo tanto, tienen más memoria.

Beneficia tu atención y concentración: este es otro de los factores que se benefician de aprender una segunda lengua es nuestra capacidad de atención y concentración.

Se ha comprobado en varios estudios que las personas bilingües tienen más facilidad para inhibir información irrelevante respecto a las personas que no lo son.

Te hace pensar de forma más eficiente gracias a nuevas estrategias cognitivas:

Las estrategias cognitivas se relacionan con la elaboración de planes y programas para conseguir un objetivo.

El  idioma es otra herramienta más de organización en nuestra cabeza, nos permite organizar una serie de ideas a través de la gramática y clasificar conceptos para entenderlos y asociarlos a través de la semántica y el léxico.

Si una persona posee dos lenguas para organizarse, tendrá una doble ventaja respecto a las personas que solamente hablan una lengua, dotándolos de un razonamiento lógico y un sistema de clasificación mucho más amplios.

El cerebro tarda más en envejecer: Varios estudios han demostrado que hablar más de un idioma retrasa el deterioro de nuestro cerebro, retrasando o evitando enfermedades como la demencia o el Alzheimer.

Este estudio, en primer, lugar afirma que las personas que hablan más de un idioma sufren un menor deterioro cognitivo con el paso del tiempo.

Por otra parte, el estudio reflejó mejores habilidades cognitivas en los sujetos bilingües respecto a los monolingües, destacando entre ellas la lectura y la inteligencia en general .

Por último, dicho estudió reveló que el hecho de hablar dos idiomas retrasa el envejecimiento del cerebro independientemente de la edad en la que éste se haya aprendido.

Así que no haber aprendido idiomas de pequeño no es excusa para no empezar ahora.

Los bilingües son más creativos: Como hemos visto en los puntos anteriores, al  tener un cerebro más ejercitado, que presta más atención y se concentra mejor, con más rutas de asociación y con estrategias cognitivas más amplias y que tarda más en envejecer, no es de extrañar que la creatividad se desarrolle más en un cerebro bilingüe que en uno que no lo es.

¿Necesitas más razones para animarte a aprender un nuevo segundo idioma?

Compárteme donde quieras...